20 may. 2009

Una lágrima por cada gato en la cuneta

El título lo dice todo. En Cardamomo somos gatas, y nos da un mal royo enorme cruzarnos con gatitos muertos al conducir.

No hay comentarios: