25 sept. 2009

Corazon de ovillo de lana.


Hay una leyenda japonesa que dice que todos estamos destinados a alguien, y estamos unidos a esa persona por un cordon rojo que nos ata el dedo. Cada paso que damos en la vida nos hace recoger cuerda, y ovillar la lana, hasta que, de pronto, nos encontramos.
Tinta china con plumilla, acuarela, papel de novela japonesa, hilo rojo, tela negra.

No hay comentarios: