27 ene. 2014

2014 empezó así...


Con un encargo de los que me gustan. Un tocado diferente, especial y pensado con mucha antelación.
Para la boda de un hermano, aquí en sevilla. Para acompañar un vestido neutro, elegante y sencillo y un bolso espectacular cuajado de pensamientos de terciopelo.


Así que como teníamos tiempo, nos pudimos permitir el lujo de encargar flores a estados unidos, preciosos pensamientos del mismo material y color de los de el bolso, lindas hojas de lamé dorado vintage japonesas. La chica que va a llevarlo tiene una preciosa melena rubia, y quiere hacerse un peinado deshecho, sencillo, una trenza quizás.


Sobre esa idea trabajé flores individuales a las que cambié los pistilos, hice conjuntos de florecitas y hojas, o flores y capullitos. Así el peluquero puede diseminar el peinado de florecillas, o hacer una composición de espiga de la nuca a la sien que en otro formato, diadema por ejemplo, sería imposible...


Listo para enviar, con un regalito extra, como siempre, por confiar en Cardamomo, una pieza con flores vintage nuevas importadas, hecha a mano, exclusiva y diferente al tocado habitual, grande, muy protagonista y muchas veces incómodo de llevar.

Y en otro orden de cosas, en casa...


Tejo una alfombra enorme de trapillo para el cuarto del niño.


Compro zapatitos super chulos rebaratos sin saber cuándo le valdrán.


Vamos ultimando detalles de su dormitorio.


Y hacemos pasar a los cactus al salón, aunque nunca había vivido un invierno tan benévolo como este en sevilla.

No hay comentarios: