17 mar. 2014

Un "cómo se hizo" y un "hasta luego!!"

Bueno, el momento en que tenga a Luca en mis brazos es inminente, y voy a dejar de aceptar encargos... por un par de meses. Tened en cuenta que si necesitáis un tocado, un bolso o un vestido para octubre o septiembre, podéis poneros en contacto conmigo!!!! Sed pacientes con el tiempo de espera, que me estoy estrenando en eso de la maternidad, pero no es un adiós... es un hasta que me organice!!

Mientras, os pongo unas fotos de unos muñequines que le estoy haciendo a mi hijo, el proceso. Quiero currarme el patrón en pdf para que os lo descarguéis, pero con las fotos es facilísimo sacarlos y hacer vuestros propios muñecos!


Lo primero... el diseño. Pensaba hacer muñecos con cabezas de tres piezas, pero al final me decidí por dos piezas y pinzas, la verdad es que estoy algo vaguilla...


Lo segundo, la elección de telas. Algodones y linos, tejidos naturales para muñecos de bebé, que chupe y frote y abrace sin alergias ni fibras sintéticas.


Aquí podéis ver las piezas cortadas. Un par de bracitos con mangas de camisa, grandes orejas de conejo, patitas largas, un cuerpo de pera y cabeza con pinzas para dar volumen y además insertar ahí las orejas!



Hay que darle la vuelta a orejas y patas, y rellenar estas últimas. Yo utilizo un relleno sintético de poliester, lo compro en colchonerias al peso, es blandito, mantiene muy bien la forma y es anti ácaros, por lo que puedes lavar el muñeco tranquilamente y se mantendrá la forma y no tendrá moho ni asquerosidades.

Luego se cosen las dos partes del cuerpo con bracitos y patas incluidas! Es un poco aparatoso, pero como todo es blandito, se acaba logrando.



¿Veis? Se ponen las partes del cuerpo con las partes del derecho juntas y las patitas en posición y se cose... dejando una parte sin coser para meter el rellenito.

Siguiente paso... coser las orejas a cada parte de la cabeza, teniendo cuidado de que la parte de dentro de la orejina, la más clara, esté mirando al morrito del conejo.



Esto casi está!!! Cuando ya están unidas las dos partes de la cabeza, hay que unirla al torso, teniendo mucho cuidado en la colocación, porque el cuerpo tiene las costuras laterales y la cabeza al frente y atrás. Una vez nos hemos asegurado de que está colocado... a coser!!!!


Bien! Le damos la vuelta por el espacio que dejamos sin coser y rellenamos, que está el pobre desinflado.


Sorpresa!!!  Para terminar, yo decidí bordar los ojos y la boca. Un bordado hecho con insistencia y dedicación se puede chuperreterar, pellizcar y morder y la criatura no se tragará un ojo o un morro.
Aquí podéis ver el resultado, un conejo que parece totalmente un perro salchicha y su colega, un gato con bermudas de lunares.

Hasta la vista, queridas y queridos míos...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta todo...enhorabuena por el nuevo fichaje familiar.
Un beso
Antonio Ruiz

Cinco Centimetros dijo...

Qué monada de muñecos!! Eres una artista de la costura! Te acabo de descubrir, me quedo por aquí.

Besiness.

www.5centimetros.com