22 may. 2013

Un tutorial, por fin... Joyero de pared, DIY!

Hace mucho que las amigas de Cardamomo querían que hiciera tutoriales, y desde que me mudé quería algo para poner mis collares, anillos y demás... Así que me hice un joyero de pared reutilizando una caja y aproveché para fotografiarlo!
Aquí tenéis el tutorial. es muy sencillo, lo único difícil puede ser encontrar la caja que vais a utilizar... la mía está esperando desde navidades... y es una donde venían nécoras!!! La caja está limpia y perfecta, no os asustéis. La idea que quiero transmitir es que os vale cualquier soporte y formato, una caja coquetuela de fresas, una más grande de vino... Cuanto más grande más piezas os cabrán!


Para este DIY necesitáis:
- Una caja de madera. Es mucho mejor que tenga, por lo menos, dos paredes de 1cm. mínimo de grosor.
- Cáncamos abiertos, yo compré los más chiquitines de la ferretería, lacados en blanco.
- Cinta de carrocero.
- Un bisturí, o un cutter.
- Un lápiz, un pincel.
- Pinturas acrílicas.

Vamos allá!
Empieza decidiendo el diseño que quieres que tenga, puedes pintarlo a mano alzada si eres una valiente, yo preferí invertir un poquito de tiempo enmascarando el diseño con cinta de carrocero y luego pintando a lo loco.
Yo me decidí por unas líneas y unos triángulos. Simple! Al pegar la cinta deja líneas de madera descubiertas que más tarde pintarás.


Con tu lápiz, dibuja en la cinta del centro unos triángulos a modo de banderola. Con el bisturí, cutter o lo que sea, recorta suavemente los triángulos y retíralos. Recuerda que este DIY sólo pretende inspirarte, ayudarte a sacar del olvido esa caja abandonada y darle una nueva vida... Si te apetece haz otros dibujos, dibuja nubes, flores... pájaros? ¿globos aerostáticos? Aprovecha la técnica y haz lo que te apetezca!


¿Y ahora?... Ahora nos manchamos!!! (yo por lo menos). Ya tienes tu pieza con un diseño enmascarado con cinta de carrocero, tienes los huecos perfectos de madera desnudita esperando que la pintes. Elije tus colores. Yo opté por seguir con la línea simple del diseño y lo pinté de azul aguamarina y oro. Además, aprovechando un brochazo azul imprevisto gracias a mi gato artista, también pinté uno de los laterales... Hay que saber convertir los accidentes en oportunidades!
Aplica la pintura sin hacer mucha fuerza con el pincel, si aprietas demasiado la pintura se puede colar bajo la cinta de carrocero!
Deja secar. Cuando creas que está seco, déjalo otro ratito más, más vale pasarse que emborronar toda la pintura! Cuando esté seca, retira con cuidadín la cinta de carrocero. Si algún trocito se te resiste, dale con el bisturí!


Qué bien, ya no queda casi nada!!! Tenemos nuestra caja pintada y seca y libre de cinta. Ahora vamos a poner los cáncamos abiertos. Como mi caja no pesa nada, para sujetarla a la pared le puse, arriba, dos cáncamos cerrados que enganché en unos cuelga-fáciles.
Antes de liarte a hacer agujeros, piensa dónde quieres que vayan. Yo he puesto un montón abajo para collares, y sólo tres para anillos y alguna pulsera por dentro. Si tienes alguna herramienta que te ayude, siempre es mejor hacer un pequeño agujerito antes, en ese agujerito es más fácil introducir el cáncamo. Hazlo con cuidado, despacito, si lo haces rápido puedes rajar la madera.
Esta parte es la más tediosa, yo me ayudé con unos alicates, porque me estaba dejando los dedos de dar vueltas...


Listo!!!  A la pared con él! Por nada de dinero puedes tener un joyero funcional, precioso y que ocupa muy poco espacio. Yo he puesto collares, mis anillos finos, una pulsera de cadena, algún broche, peinas y horquillas...
Animaos, en una tarde lo tienes resuelto, aunque en realidad a lo mejor tú prefieres hacer una bandejita para dejar las llaves, o un soporte para tocados... ya tienes la idea, ahora haz lo que te apetezca!!!

2 comentarios:

lainquietachicaveleta dijo...

Muy chulo y muy original!!!

Señorita Caracol dijo...

Y se pueden hacer un montón de variantes!!!!
Gracias!!!!