6 jun. 2013

Otro tocado de novia.



Hace un mes recibí un encargo muy especial. Cuando Cardamomo era una tienda en Granada vino una chica que se iba a casar y que quería que le hiciera un tocado. Para mí cada encargo es especial, pero los tocados para novias tienen una carga extra, una responsabilidad, un orgullo añadido. Hacer una pieza para un día tan especial es un reto y un regalo a la vez.
Así que esta valiente novia (ya esposa) me pidió que lo hiciera, aunque no tuviese tienda física. Como disponíamos de tiempo, me mandó por correo tela de su vestido. Yo hice fotos de las distintas posibilidades hasta que ella le dio el visto bueno, y con hilo de nylon fino como un pelo, bordé su mariposa de organza de seda.




Me inspiré en los años 30, en piezas delicadas y femeninas. Trabajé sobre un patrón best seller en Cardamomo, la mariposa de invierno, y le hice un bordado de canutillos de cristal plata y perlitas miyuki de cristal japonés perladas con diseño radial. La novia habló con su peluquero sobre la mejor manera de colocar el tocado, así que hice presillas de hilo para que trabajaran fijando la mariposa con horquillas.




El resultado, una novia satisfecha, una costurera orgullosísima, y un tocado a la carta con aire retro, elegante, muy sencillo. Una pieza atemporal, femenina y delicada tal y como la novia quería.

2 comentarios:

la de la secta dijo...

que alguien me lo pida pa´tener uno así... o se lo pido yo y no espero más a lucir uno así!!!!!

Señorita Caracol dijo...

ajajaajajaja, esa boda no me la pierdo!!!!!! Adelante, yo me pido hacerte el tocado!